Placeres otoñales: elementos cozy del otoño

Libros taza y hojas de otoño para representar los placeres otoñales para un otoño cozy

¿Qué placeres otoñales nos hacen sentir bien? ¿Cuáles son los elementos cozy del otoño que más nos reconfortan? He pensado que sería buena idea hacer una lista de sensaciones a las que no te podrás resistir.

No sorprendo a nadie si digo que el otoño es mi estación del año favorita y soy una persona sensorial, y por eso en este artículo aúno esas dos parcelas de mi vida desgranando los placeres otoñales que descubro en las cosas más mundanas. Creo que enumerarlos, ayuda a apreciarlos de forma consciente (mindfulness) y que dado que ellos no tiene que ver con otros placeres consumistas, encajan perfectamente con mi estilo de vida minimalista.

Uno de los mejores placeres otoñales: las bebidas calientes

En verano tomamos bebidas que nos ayuden a reparar la sed, como refrescos, limonada, sumos naturales o cócteles fresquitos. Por eso, cuando baja la temperatura y podemos volver a agarrar una taza caliente, el placer se dispara. Dejo a cada cual que la rellene con lo que prefiera porque a mí me gustan todas, cada una para un momento.

Me encanta hacerme un por las mañana mientras escribo, o una infusión aromática después de comer mientras dedico un rato a la lectura. La verdad es que en ocasiones, he incorporado tomar infusiones relajantes como parte de mi rutina nocturna. Es decir, siempre es un buen momento para tomar un té.

Con los años aprendí a apreciar el café, sobre todo por el aroma, y ese es mi desayuno cada día. No obstante, cuando quiero darme un capricho voy a alguna cafetería cozy a pedir un capuchino mientras converso con los amigos.

Cita sobre el café de la novela Amor tras los cuarenta

Para quienes no le gusta tomar té o café, que no se preocupe porque hay una opción deliciosa para agarrar una taza caliente entre las manos. ¿A quién no le gusta tomarse un chocolate caliente? Te voy a dar un consejo extra que arrasó entre mis seguidores de Twitch. Cuando hagas el chocolate caliente en casa, sustituye la leche de vaca por bebida vegetal de avellana. ¡Sabrá igual que los bombones de esa conocida marca que no pienso nombrar!

Disfrutar de la lectura en otoño

Ya lo he dicho otras veces, soy una lectora estacional. Quiero decir, que en verano leo libros que suceden en verano, en invierno libros de invierno, y lo mismo en primavera o en otoño. Por eso, mi blog está lleno de recomendaciones de lectura según las estaciones del año.

Novelas para leer en otoño con hojas secas, velas y taza de té caliente

No obstante, me gusta más leer en otoño y en invierno que en las estaciones más cálidas porque es un periodo en el que paso más horas en casa, resguardada del frío.

Alimentos del otoño: Castañas asadas, calabazas y más

El otoño es la época del año en la que tenemos mis productos de temporada favoritos. Pasear por un mercado de agricultores dela zona y escoger entre los productos del otoño es una auténtica tentación, aunque por suerte muy sana. Algunos de estos alimentos otoñales son:

  • Calabazas. Puedes hacerlas asadas, añadirlas a las lentejas o incluso usarlas en repostería. No faltan en mi menú semanal. Además, seguro que te viene bien si celebras Halloween.
  • Castañas. Mato por unas castañas asadas en la chimenea (doble punto de factor cozy), pero no sé si has probado el guisado de castañas. No me ves, pero me estoy relamiendo de pensar en el olor.
  • Uvas. Esa es la temporada ideal para tomar uvas, por mucho que en España la tradición sea usarlas en Nochevieja para hacer la cuenta atrás. No esperes a diciembre y toma doce uvas cada día.
  • Maíz. Me encanta cuando paseo por los mercadillos tradicionales y las ferias medievales que en la provincia de Alicante son tan frecuentes en otoño y huele a mazorcas de maíz asado. Creo que algunas personas aún no saben que el maíz no sale de un bote. No señores, viene de las mazorcas.
  • Bellotas, avellanas, dátiles. Todos estos frutos con alto contenido proteico son propios del otoño. Además, los frutos con cáscaras (como las bellotas y las nueces) son ideales para hacer centros de mesa decorativos.

Placeres otoñales: las prendas de lana

En las zonas más frías, en otoño se comienzan a usar las prendas de lana. Cuando además, están hechas a mano son una auténtica gozada. En particular, en otoño me encantan los calcetines de lana, para cuando me siento en el sofá que no se me enfríen los pies, y las rebecas de lana, para esas noches en las que refresca.

Envolverse en una prenda de lana es como notar una caricia.

Placeres otoñales en la naturaleza

Hay ciertos placeres otoñales que conviene disfrutarlos en plena naturaleza. Aquí voy a dejar algunos de mis favoritos. El crujir de las hojas, los cálidos tonos otoñales o la lluvia son elementos sensoriales de los que me encanta disfrutar.

Caminar sobre hojas crujientes

Si hay uno de los placeres otoñales que más hecho de menos de cuando vivía en Londres, es caminar sobre las hojas crujientes del otoño en los parques. En Elche, mi ciudad, vivimos rodeados de palmeras por lo que no tenemos esta experiencia sensorial tan espectacular del otoño.

Contemplar los colores del otoño

Y hablando de momentos sensoriales, contemplar los tonos cálidos del otoño en plena naturaleza con esos colores anaranjados, marrones, rojizos es otro de los placeres del otoño más asequibles. Dar un paseo por bosques, montañas o parques en esta época y pararse en cada detalle es un ejercicio de mindfulness muy recomendable que te hará sentir bien.

Niño jugando con un montón de hojas secas en un parque en otoño

La lluvia en otoño

Contemplar la lluvia tras la ventana es reconfortante. Sin embargo, dejar que la lluvia caiga sobre nosotros, y nos empape es una sensación deliciosa. De niños, saltar en los charcos es una experiencia que deberíamos permitir a todas nuestras personitas.

Chimenea y manta

Este es uno de los placeres otoñales que mejor combinan con los anteriores. Encender la chimenea, taparte con una manta y disfrutar de una buena lectura es un plan difícil de superar. Compartir una taza de chocolate caliente con unas magdalenas de calabaza junto a tu persona amada frente al fuego de la chimenea es un momento inolvidable. Incluso sentarse en una cabaña perdida en la montaña y compartir unos juegos de mesa con toda la familia es un momentazo. Así que estoy segura de que este es uno de los placeres otoñales que mejor te harán sentir. Por supuesto, la chimenea y la manta no pueden faltar para un invierno cozy.

Conclusión

Espero que este artículo sobre los placeres otoñales que nos pueden hacer sentir bien te haya gustado. Hay un montón de ideas para que seas más consciente de la cantidad de momentos cozy que podemos disfrutar sin ninguna complicación.

¿Te ha gustado este tema? ¿Es el otoño tu estación favorita también? ¿Te gustaría que tratara otros asuntos similares?

Déjame tu opinión, dudas y sugerencias en los comentarios. También puedes seguirme en redes sociales. Estas son mis cuentas en  InstagramPinterest y Twitter. ¡Y ahora también en Twitch! Si además, eres lector empedernido, puedes seguirme en GoodReads. Finalmente, suscríbete para tener contenido exclusivo y recibe un regalo de bienvenida. 

Gracias por leerme.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.