Obras de Marcel Duchamp: artista contemporáneo

Obras de Marcel Ducham, representadas por pintura amarillap

Tenía ganas de incluir algo de arte contemporáneo en este blog y por ello voy a hablar de las obras de Marcel Duchamp. Entre los artistas contemporáneos que más me llaman la atención está Marcel Duchamp (1887-1968), artista al que muchos encuadran como dadaísta, aunque también tiene obras de otros movimientos del siglo XX como el futurismo, expresionismo o cubismo.  Si entendemos el arte contemporáneo como una sucesión de rupturas con los dogmas previamente establecidos, él fue siempre más allá en sus obras de pintura y escultura.

Las obras de Marcel Duchamp: escultura

Es el autor del primer «Ready-made» («ya hecho», es decir, crear una obra de arte a partir de elementos ya existentes, propio del movimiento subrealista. Esa fue precisamente la idea de la obra conceptual Rueda de bicicleta sobre un taburete en 1913. Otra de sus esculturas fue la La Fuente (1917) consistente en un urinario masculino girado boca abajo, adquiriendo, por tanto un nuevo sentido.

La Fuente, obra de Marcel Duchamp

Las obras de Marcel Duchamp: la pintura

En cuanto a las obras de Marcel Duchamp en el campo de la pintura, desarrolló con aires futuristas la obra Desnudo bajando una escalera  y con tintes cubistas La Casada, siendo ambas obras del año 1912.

Pero hay dos obras que me resultan especialmente simpáticas. La primera es L.H.O.O.Q., pues las letras en francés significan «Ella tienen calor en el culo». Era el mayor atentado que podía cometer contra el arte tradicional, al pintar a la famosa Mona Lisa con bigotes y perilla, en lo que unificaba lo masculino y lo femenino.

undefined

La segunda obra que me fascina se llama Etant donnés. Muestra un portón de madera con agujeros a la altura de los ojos. De esta forma, el espectador se asoma al retrato realista de una mujer con un candil en la mano. Está desnuda, despatarrada, en medio de un paraje natural. Lo peculiar de esta doble obra (el portón y el retrato) es que el espectador forma parte del conjunto. Se convierte en el voyeur que no puede evitar su curiosidad para ver por el hueco de la puerta.

Conclusión

Espero que este breve recorrido por las obras de Marcel Duchamp te haya resultado interesante. El artista posee otras obras, pero aquí solo pretendía resaltar algunas de ellas para mostrar su versatilidad. También quería intentar que se comprenda que el arte contemporáneo es mucho más que «cuatro rayas mal pintadas».

Déjame tu opinión, dudas y sugerencias en los comentarios. También puedes seguirme en redes sociales. Estas son mis cuentas en  InstagramPinterest y Twitter. ¡Y ahora también en Twitch! Si además, eres lector empedernido, puedes seguirme en GoodReads. Finalmente, suscríbete para tener contenido exclusivo y recibe un regalo de bienvenida. 

Gracias por leerme.

10 comentarios

  1. no se cuando ni quien, pero no hace mucho escuché algo de este tio, no recordaba el nombre pero si lo de ponerle bigotes a la mona lisa ¿fuiste tu? (la que me lo dijo, no la que le puso bigotes)

    y la imagen que se ve a traves de la puerta es un poco rara, la posición en la que esta esa chica es incomoda sujetando el candil …

  2. La imagen de MonaLisa con bigotes es bastante conocida. No sé si fui yo quien te habló de ella. Aparece en los libros de arte con frecuencia 8aunque no creo que tengas ninguno si hiciste Ciencias).

    En cuanto a la postura, es cierto que no es muy cómoda, pero creo que eso no le importa a la supuesta chica en ese momento, creo que debe tener otras preocupaciones.

  3. para que tuviera otras preocupaciones más interesantes que la comodida deberia tener la mano que no se ve en un lugar que si que se ve…

    • ¿¿¿¿aún no te has dado cuenta de que esa mujer ha sido «usada» y tirada en medio de ese horrible descampado???? ¡Qué inocente eres!

      • JODER QUE SI! si el único problema que tengo es con su puto brazo con el candil, que no es normal, deberia estar tirao en el suelo y no levntado unos palmos sujetando el candil que por si no lo sabes es una posicion que al final te duele to el brazo de sujetar algo a pocos centimetros del suelo sin llegar a tocarlo! a la tia la pueden usar quien le de la gana (como si cada uno que se asoma por la puerta entra y la usa) pero sigo defendiendo que ese brazo con el candil no deberia estar asi, no es real porque alguien se cansaria enseguida, deberia haberla puesto de una postura más comoda y «rebentada» y no preocupandose del puto candil!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.