Cómo organizo mi tiempo como escritora

Cómo organizo mi tiempo de escritora

Hoy quiero explicar cómo organizo mi tiempo como escritora, madre y trabajadora ya que es algo que me han preguntado mucho en redes sociales y las personas de mi círculo cercano. ¿Quieres saber de dónde sacar las horas para tus aficiones? Tanto si quieres sacar tiempo para escribir como si es para dedicarlo a otro hobby creativo, este artículo te va a servir.

¿Cómo organizo mi tiempo como madre y trabajadora?

Cuando organizo mi tiempo, una de las partes fundamentales es saber en qué cosas lo ocupo normalmente y a qué otras tareas wuiero dedicar tiempo. De entrada, a las veinticuatro horas que tiene un día, le tengo que restar:

  • 8 horas para dormir diarias. Estas son sagradas y no perdono. Nada de quitarse sueño, porque al final soy más improductiva que si descansara.
  • 8 horas de trabajo de lunes a viernes. Tengo suerte y mi horario es intensivo por lo que concentro mis horas de trabajo en horarios de mañana. Eso me supone disponer de bloques de tiempo libre más grandes. Si no es tu caso, tendrás que aprovechar los huecos, aunque sean más cortos.
  • Obligaciones domésticas y familiares: llevar y recoger niños de la escuela, limpieza, compras, cocina, organización y otras gestiones. El tiempo aquí es difícil de calcular de forma uniforme. Depende de si es periodo escolar o vacaciones, si hay determinadas extraescolares o no y de la organización de mi pareja. Recuerda que todos los miembros de la familia deben colaborar.
  • Tiempo para disfrutar en familia y mantener una vida social saludable. Hay que reservar tiempo para todo y para todos, y aún así, habrá huecos en los que puedes encontrar ese tiempo que tanto necesitas para ti. Te dejo este artículo con ideas de autocuidado que te mereces.

Ahora sí, una vez que sé qué tiempo tengo ocupado, veo el tiempo que tengo libre y en qué puedo ocuparlo. Así organizo mi tiempo mejor.

¿Cómo organizo mi tiempo como escritora?

Para sacar huecos para la escritura debes estar comprometido con tus objetivos. Lo mismo sucede si quieres ir al gimnasio. En primer lugar, debes saber que escribir de forma profesional (que no significa vivir de ello como bien cuenta este artículo) implica varias tareas.

Tareas que incluye escribir para mí:

El listado de tareas que incluye escribir para cada persona puede ser diferente, aunque la mayoría coincidirán con estos puntos:

  • Escribir novelas o ensayos.
  • Ilustrar y escribir cuentos.
  • Redactar artículos para el blog (uno a la semana).
  • Enviar el newsletter de suscriptores (uno al mes)
  • Gestionar redes sociales y responder emails.
  • Leer, formarme e inspirarme.

¿Cómo organizo mi tiempo para aprovechar al máximo?

Para aprovechar al máximo mis escasos huecos libres, determino qué tipo de tareas puedo hacer en diferentes espacios o si tengo 10-15 minutos libres. Esas pequeñas tareas, pueden ser desde consultar el email hasta hacer una publicación en redes sociales.

En cambio, si estoy en fase de escritura, no empiezo un capítulo nuevo si tengo solo 15 minutos para escribir. ¡Ojo! hay quien sí lo hace, aunque sea para escribir 300 palabras. Pero a mí ese sistema no me funciona. Sé que para escribir y para dibujar necesito estar en casa, en mi rincón de trabajo, y con al menos una hora por delante. Si pueden ser dos, mejor. Y si tengo un té calentito cerca, ya el mundo es perfecto.

Cómo aprovechar los ratos de espera

Pero volvamos a esas tareas que puedes hacer mientras esperas tu turno en el médico, en el trayecto de autobús, etc. Estas son algunas de las cosas que puedes hacer mientras esperas:

  • Leer si llevas contigo el ebook- reader o un libro en papel. A veces, incluso en el móvil.
  • Formarte: escuchando podcasts, viendo tutoriales cortos, leyendo ensayos, artículos de otros blogs, newsletters de profesionales, etc.
  • Conectar con otras personas: darte una vuelta por las redes sociales y ver qué hacen otros y dejar mensajes de apoyo, preguntas o comentarios que aporten valor. Ojo: recuerda que hablamos de cuando solo tienes 10-15 minutos, no de invertir una hora en esta acción.
  • Responder o enviar un email importante.
  • Hacer listas que te ayuden a ser más rápido. Pueden ser listas de ideas sobre temas para escribir en tu blog, o en tu novela; listas de nombres de personajes, listas con posibles escenas, etc.
  • Hacer esquemas sobre lo que quieres escribir. Esto me ayuda especialmente. Cuando alguno de mis artículos ya tiene un esquema previo, tardo la mitad de tiempo en escribirlo y queda más claro y organizado. Comprobado.

Cómo organizo mi tiempo de escritura

Ahora sí, entremos en lo importante: cómo organizo mi tiempo de escritura. Me refiero a ese preciado momento en el que estás en silencio, delante de tu ordenador y si es posible, con un té en la mano.

Cumplir mis objetivos de escritura

Cuando afronto un proceso creativo, sigo los pasos de los que hablé en este artículo y me organizo en función de en qué punto me encuentre. Lo que sí me planteo es un objetivo claro antes de empezar. Ese objetivo trato de que sea lo más concreto posible, y varía en función del día.

De hecho, todos los días de mi vida me levanto con un objetivo a cumplir. No establezco tres, ni diez objetivos que te agobian y te frustran. A ese objetivo lo llamo: el diamante del día.

El término es de Sergio Fernández, creador del Instituto de Pensamiento Positivo.

Consiste en establecer un solo objetivo cada día. Lo ideal es llevarlo a cabo nada más levantarte, pero como me voy a trabajar temprano, lo hago nada más volver del trabajo. De esa forma, por mucho que se tuerza el día, puedo conseguirlo.

Debe ser un objetivo realista y razonable. Por ejemplo: «Terminar de escribir el Capítulo 3».

Este tipo de objetivos razonables hacen que si pongo de mi parte, puedo conseguirlo fácilmente. Otros ejemplos serían: «Escribir un artículo para el blog», «Publicar un Stories en Instagram», «Mandar un email a la editorial», etc.

Si cada día cumples tu objetivo, al final habrás adelantado y tendrás una sensación positiva con respecto a tu trabajo.

Mavi Pastor.

Por eso, organizo mi tiempo pensando siempre en el diamante del día. Si después sobra tiempo, continuo con mi lista de tareas, pero lo importante, lo fundamental, queda cumplido.

Por qué no organizo mi tiempo con plazos

Al contrario de lo anterior, en el que si organizas tu tiempo con una prioridad en mente es fácil cumplirla, las deadlines o fechas límite, son fáciles de pasar por alto. Especialmente, es difícil cumplir con los plazos cuando la escritura no es tu actividad principal y tienes obligaciones familiares y personales. Puede haber mil imprevistos que impidan que llegues a tiempo.

Por eso, si estableces un plazo, debes estar muy seguro de que vas a cumplirlo, porque de lo contrario, tendrás una sensación negativa. Pensarás que no lo has conseguido, aunque en realidad, lo has hecho, solo que más tarde.

¿Tiene sentido?

Conclusión

Espero que este artículo sobre cómo organizo mi tiempo de escritora te haya inspirado de alguna manera. Ojalá todo el mundo encontrara tiempo para llevar a cabo sus proyectos creativos, porque seríamos todos más felices. ¿Y tú cómo te organizas? ¿Consigues sacar tiempo para tus proyectos o te sientes estancado/a? ¿Utilizas el trabajo por objetivos o sueles establecer plazos y cumplirlos?

Déjame tu opinión, dudas y sugerencias en los comentarios. También puedes seguirme en redes sociales. Estas son mis cuentas en  InstagramPinterest y Twitter. Si además, eres lector empedernido, puedes seguirme en GoodReads. Finalmente, suscríbete para tener contenido exclusivo y recibe un regalo de bienvenida. 

Gracias por leerme.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.