Jane Eyre de Charlote Bronte: análisis literario

Jane Eyre, de Charlotte Bronte, análisis literario.

Jane Eyre es una novela que me marcó como lectora. Lejos de resultarme difícil de leer, la devoré desde el primer instante. Por eso, me apetecía mucho compartir este análisis literario para poner en valor esta obra fundamental dentro la literatura universal. Dado que Jane Eyre es un clásico literario, a lo largo del análisis, hay spoilers sobre la obra, por lo que quedas avisado/a. Aún así, saber qué sucederá no te va impedir disfrutar de la obra (igual que si has visto la película de Jane Eyre) vas a disfrutar igualmente de la excelente narrativa que crea la autora.  Por eso, te invito a que no tengas miedo y me acompañes a leer este artículo.

Contexto histórico y literario

La obra fue publicada en 1847 bajo el pseudónimo de Currer Bell. En cuanto al género, se puede entender como novela autobiográfica y novela romántica. Algunos afirman que Jane Eyre es una novela de autocrecimiento en la cual seguimos a la protagonista desde su niñez hasta su madurez, viendo el desarrollo completo del personaje. Conocemos la dura infancia de esta niña huérfana y cómo supera su falta de contactos en una sociedad en la que los vínculos familiares (y masculinos) lo son todo. Con su propio esfuerzo, Jane consigue un puesto como niñera en una familia bien posicionada, aunque con un pasado algo turbio. No obstante, inicia una historia de amor con el dueño de la casa, el señor Rochester.

El contexto literario de la obra coincide con el inicio del movimiento Romántico, por lo que la novela, además de los tintes trágicos propios del Romanticismo también presenta elementos de la novela de terror, propia de la novela gótica. En especial vemos esto en toda la subtrama de la habitación del desván, así como en sus reflejos en el espejo y otros elementos fantasmales y sobrenaturales mencionados en la obra. También mencioné este rasgo cuando hablé del Cuento de Navidad de Charles Dickens.

El contexto histórico es la época Victoriana, en la cual el Imperio Británico estaba en su máximo esplendor con posesiones a lo largo de todo el mundo. Sobre el colonialismo en otros continentes hay algunos pasajes relacionados, como el propio personaje de Berta y el tío de Jane Eyre. Respecto al contexto social que marca la obra, se trata de una sociedad con una incipiente industrialización. La diferencia de clases es patente a lo largo de la obra, por ejemplo, la precariedad de la propia Jane Eyre. Se trata también de una sociedad patriarcal en la que las mujeres estaban siempre sometidas a la voluntad de algún hombre de la familia. Por ello, la situación de Jane, sin vínculos familiares, es un inconveniente para su sustento.

Charlotte Bronte: autora de Jane Eyre

Charlotte Bronte escribió además de esta novela Shirley, Villette y El Profesor. Todas sus novelas están escritas en primera persona. La autora nació en 1816 en Yorkshire y de sus cinco hermanos, otras dos se convirtieron en escritoras: Emily Bronte, autora de Cumbres Borrascosas y Anne Bronte, autora de Agnes Grey y La inquilina de Wildfell Hall. Las biografías de las tres hermanas están interrelacionadas y son tan interesantes que dan para un artículo a parte, así que hoy no me voy a extender más.

Charlotte Bronte, autora de Jane Eyre

El estilo narrativo de Charlotte Bronte

La narración de este clásico de la literatura universal utiliza el narrador en primera persona por primera vez, lo que supuso una novedad literaria. La acción literaria y los eventos se ven siempre teñidos de la mirada de la protagonista. Este hecho, le valió a la autora el título de “primera historiadora de la conciencia privada” y la convirtió en precedente directo de autores como Proust y Joyce

Algo que me llamó la atención es su forma de dirigirse al lector. Con ello, logra una mayor implicación del lector en la obra. Por ejemplo, cuando al final explica “Reader, I married him”. Cuando pasan varios años en Lowood (la escuela de huérfanas) también habla directamente con el lector diciéndole que le permita saltarse esos ocho años en los que no pasó nada destacable y hace un resumen de lo acontecido. Este recurso literario, llamado prolepsis o flashforward,  me parece utilizado con buen criterio.

Los diálogos en Jane Eyre son largos e intensos. Charlotte Bronte a veces usa frases cortas y directas, que dan ritmo a la obra. En otras ocasiones, muestra su talento literario a través de grandes reflexiones y /o explicaciones en boca de los personajes. En ambos casos, los diálogos de Jane Eyre son lo mejor de la obra. En cambio, las descripciones sobre paisajes en ocasiones muy largas. Esto no debe extrañarnos, pues es lo usual en una obra de esta época.Sin embargo, las descripciones de los personajes son muy precisas uniendo lo físico con lo personal, y siempre desde el punto de vista subjetivo de Jane. El nivel de vocabulario general es elevado, pero en ocasiones se expresa en lenguaje llano, incluso vulgar, por boca de personajes humildes.

Estructura de Jane Eyre

Jane Eyre se presentó en su momento en tres volúmenes que sumaban treinta y ocho capítulos. La obra se estructura de forma interna en cinco partes, que veremos a continuación. Cada una de las partes, está íntimamente relacionada con el espacio en el que se desarrolla la acción narrativa. Este cuadro lo resume claramente.

Estructura de Jane Eyre

La infancia de Jane Eyre en Gateshead Hall 

Esta parte corresponde con el planteamiento de la historia. Sin embargo, no está exenta de acción. Jane sufre abusos de su primo bajo el consentimiento de su tía que la odia desde la infancia. La señora Reed, la mantiene en su casa por la promesa que hizo a su difunto marido, que era hermano del padre de Jane Eyre. En teoría, la debe criar como si fuera su propia hija, pero esto nunca es así. Su peor noche llega cuando la encierran en el cuarto rojo en el que Jane cree que hay fantasmas, con matices propios de la novela gótica.

Estancia en Lowood, escuela para huérfanas

Las niñas en esta escuela pasan hambre, son degradadas e incluso pasan frío por la escasez de sus ropas. Esta parte de la novela es conmovedora, y ayuda a ver cómo Jane Eyre va creando un carácter fuerte y resistente ante las penurias,. Uno de los episodios más trágicos es cuando su mejor amiga muere de tuberculosis. En sus últimas horas, Jane la abraza en la cama para que muera acompañada. Jane Eyre consigue un trabajo como tutora dando clases a Adele, una niña francesa que Mr. Rochester tiene bajo su cuidado. Salir del internado es todo un logro para ella, con lo que termina esta segunda parte con un halo de esperanza.

Empleo en Thornsfield

 Pronto descubre que hay un misterio en el tercer piso de su nuevo hogar, del que provienen ruidos extraños. Ocurren dos incidentes para los que Jane no encuentra explicación:

  •  Mr. Rochester sufre un intento de ser quemado. Jane cree que se trata de Grace Poole, una de las sirvientas que frecuentemente sube a esa planta.
  • Mason, un conocido del señor Rochester, es atacado por la noche en el tercer piso. Rochester pide ayuda a Jane para cuidarle y esta guarda su secreto, aún sin entenderlo. 

Paralelamente, Jane empieza a sentir celos de Blanche Ingram, una noble que frecuenta la casa, porque el señor Rochester se va a casar con ella, aunque nunca hay una fecha para la boda. Jane es llamada por su familia Reeds porque su tía se va a morir. Viaja y la perdona, aunque no recibe arrepentimiento de ella. Sus primas ,aunque al principio la ignoran, la terminan admirando de forma que se cierra el círculo de la subtrama de su infancia. Además, Jane descubre que tiene un tío del cual puede heredar algo de dinero y que le habían ocultado todo el tiempo. 

Tras su ausencia, vuelve a Thornsfield, donde el señor Rochester le confiesa que todo lo relacionado con Blanche Ingram había sido una estratagema para hacerla enamorarse de él. Rochester le propone matrimonio y Jane intenta garantizar que sea en términos de igualdad. Renuncia a todo tipo de regalos y espera estar a la altura con el dinero que recibirá de la herencia. Antes de la boda, una mujer entra de noche en su habitación y rompe su vestido de novia. Jane lo ve medio en sueños, por lo que no tiene claro lo que ha sucedido, como si fuera un fantasma o espíritu. El día de la boda Mason objeta que no se pueden casar porque Mr. Rochester ya está casado con Bertha Mason, la salvaje que vive en el tercer piso y había atentado varias veces contra Jane y su prometido.

Exilio a Morton con la familia Rivers

Jane huye de Thornfield sin dirección alguna y sin posesiones, vaga durante varios días en los alrededores de Morton, donde consigue que a familia Rivers la acoja en Moors House. St John Rivers le consigue un trabajo en la escuela del pueblo para que enseñe a niñas humildes donde Jane es muy valorada. Jane recibe una herencia de su fallecido tío en Madeira, y le confirma que es familiar, prima de los Rivers. Jane divide la herencia en cuatro partes iguales con sus tres primos en un acto de lo que considera justicia. St John planea casarse con Jane para que le acompañe a Asia como misionera, pero sin amor. Jane se ofrece a acompañarle a India como hermana, no como esposa, cosa que no acepta St. John.

Él le da un ultimátum en el que le amenaza con la salvación de su alma. En ese momento Jane oye una voz que la llama, de nuevo introduciendo el toque sobrenatural, y decide ir a buscar a Mr. Rochester. 

Vuelta a Thornsfield

Jane Eyre quote Reader I Married him

Se encuentra que Thornsfield Hall fue quemado por Bertha Mason y que Mr Rochester ha perdido la vista y un brazo. Conoce toda la historia del pasado en las colonias y los hechos relacionados con la historia de Bertha y el señor Rochester.  Jane le busca y le ofrece ser su enfermera esperando que él le pida matrimonio. Se casan en una boda discreta tras la cual viven felices y tienen un hijo. A los dos años, Mr. Rochester recupera la vista parcialmente. Jane recibe las visitas de sus primas Diana y Mary Rivers, con las que congenió mucho en Morton. También recibe cartas de St. John, diciéndole en la última que va a morir y a reunirse con Dios.

Los valores de la obra Jane Eyre

La obra de Jane Eyre está considerada como un referente de lo que podríamos llamar proto-feminismo. En ella queda patente la defensa de su libertad e independencia como mujer. No acepta casarse con un hombre por mejorar su situación económica, como era lo común en la época, especialmente para una mujer sola y sin familia como ella.

Encontramos también una potente crítica social, pidiendo la equidad en el trato entre sirvientes y señores. Para Jane, la clase social de una persona no dice nada sobre su valor moral, al contrario, pues ha estado acostumbrada a ser maltratada por los ricos desde su infancia. Jane Eyre además, es una prueba de que la educación es una herramienta que sirve como ascensor social de la persona. Gracias a la educación, Jane Eyre logra mejorar su estatus social y adquirir un puesto de trabajo. 

También desde su niñez, Jane Eyre tiene serias dudas religiosas, más que sobre  Dios, sobre el concepto cristiano de la Iglesia. En la parte final de la obra, queda aún más patente por la relación con su primo, St John Rivers, cuya moralidad no es impecable y la integridad de Jane es muy superior a la de este. 

Conclusión

Espero que este análisis literario de Jane Eyre te haya servido para revivir la obra y apreciar nuevos detalles que quizá se te habían pasado por alto.Como te he dicho más arriba, este clásico de la literatura universal es una lectura más amena de lo que pueda parecer. De hecho es uno de mis libros favoritos.

¿Has leído Jane Eyre? ¿Conoces las otras novelas de Charlotte Bronte? ¿Has leído también alguna obra de las hermanas Bronte? ¿Te gustaría que escribiera algún artículo sobre ellas? ¿Qué otros clásicos de la literatura universal te interesan? Déjame un comentario y estaré encantada de responderte. No olvides suscribirte para estar al día de mis novedades y obtener contenido exclusivo. Estas son mis cuentas en  Instagram, Pinterest y Twitter.

Gracias por leerme.

2 comentarios

  1. Como siempre, estupendo análisis. Nunca había pensado en la relación entre Charlotte y Emily. La verdad es que no he leído la novela, pero debería planteármelo. Saludos.

    • Hola, Isabel. Te recomiendo mucho que la leas, es una clase magistral sobre escritura. Gracias por tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *